Cuestión de dislexia

PSOE

Acción humanitaria en España

Paco Bello para DPEH

 

Cómo de difícil se hace encontrar una explicación a todo lo que está ocurriendo. Obviamente no me refiero a entender que el egoísmo no tiene fronteras, y que la máquina interna de poseer está alimentada por una fuente ilimitada de energía oscura. No, no me refiero a eso.

Me refiero a que en un país en que gran parte de la población está demostrando públicamente su rechazo a la violencia, y que por tanto está conformado por gente pacífica y sensata, al mismo tiempo se vea esa incapacidad para crear estructuras de unión.

A nadie se le escapa ya, que hemos sido traicionados por la casta política. Ha quedado meridianamente claro que sus intereses no son los nuestros, y que esta gentuza obedece a los intereses de gente sin entrañas de los que son los perritos falderos. Pero si bien ya nos tienen acostumbrados a sus acciones, lo que está ocurriendo en Libia supera cualquier expectativa de degradación moral.

Los falsimedia muestran sin pudor su podredumbre al tiempo que sus cobayas pesebreros y paniaguados (llamados periodistas) marchan al son que marcan los tambores del ejército del “in gold we trust”, abandonando sus principios e incluso hundiéndolos en balsas de residuos orgánicos para vestírselos de nuevo sin pasar por la lavandería de almas. ¿Cómo se duerme sabiendo que con vuestras putas manipulaciones se justifica la muerte de inocentes? ¿de verdad dormís bien? ¿y vuestros hijos? ¿no vais a verlos mientras duermen para ver reflejados los cadáveres de los niños que mueren gracias a vuestro apoyo?

¿Y vosotros, estómagos agradecidos “artistas de la ceja”, qué decís? Nada, claro. Habéis hecho acto de con”s”tricción para evitar informaros de lo que estáis justificando, ¿verdad? Así es más cómodo. No vaya a ser que os quiten vuestras subvenciones y privilegios a los que tanto debéis. Muchos sabéis que sin eso os tocaría trabajar, en el caso de que alguien estuviera dispuesto a contrataros por vuestra valía, cosa le que ocurriría a muy pocos. Os aplicáis la máxima de Marx (el cómico), “estos son mis principios; si no le gustan tengo otros”.

Pero también con la bajeza humana de estos elementos se cuenta. Lo más duro es enfrentarse a la apatía incluso de los bienintencionados, que defienden la paz por principio, aunque sea sin manifestarse. Y que la defienden por pura convicción pacifista, pero con una defensa basada en los sentimientos, que si bien es meritoria, lo sería mucho más basándola en la información, y por tanto en la razón fundada.

“Gadafi es un déspota”, pero aún así no se debe intervenir si no intervenimos en los otros países en conflicto. “Es todo por el petróleo” por eso no estoy de acuerdo.

¿Os habéis preocupado de conocer la realidad de Libia?

Es fácil: entráis en páginas de información árabe, y con google translator, se puede con algo de imaginación extraer información desde los medios cercanos al conflicto. Es recomendable leer ediciones antiguas para conocer su día a día antes de estos sucesos.

Antes de que os deis cuenta, habréis descubierto un país que en nada se parece a lo que se sigue vendiendo que es. De hecho, comparando la calidad de vida de un libio o un español, perdemos por goleada. Hay un problema: no hay quien mueva a Gadafi de su poltrona… como a Juan Carlos I, rey de la buena vida. Pero con una diferencia fundamental: Gadafi se preocupa de su pueblo, y de su bienestar (además del propio).

¿Está esto bien? Pues si atendemos a ideologías y conceptos de libertad y justicia, obviamente no. Pero en cuanto se entra en comparaciones, lo que parece urgente es que se apliquen previamente las sanciones a España, y nos liberen. O para ser justos (y no del todo), que apoyen a alguna minoría étnica, pongamos a los ciudadanos gitanos, que pueden sentirse agraviados por la diferencia de oportunidades (valga como comparación aproximada). ¿Sería justo? Puede que sí, pero quizá lo apropiado fuera debatir primero otros métodos de acercamiento de posturas. No creo que la mayoría aplaudiéramos que otros países se unieran a esa minoría para bombardear Madrid y Barcelona, mientras ellos tomaban Valladolid. Y lo veríamos especialmente mal, si encima nuestra calidad de vida hasta ese momento superaba nuestras expectativas, y que una cuestión que podía haberse resuelto por la vía del diálogo, se convertía en una masacre de lo que hasta entonces era un pueblo satisfecho y feliz (no es el caso de España, pero sí de la inmensa mayoría libia).

Esto es así mucho más que lo contrario (lo que pergeñan los falsimedia), y dicho esto ¿qué podemos hacer?

Poco, muy poco. Sumarnos a alguna iniciativa de las muchas que pueblan la red, para empezar. Pero ante todo, olvidar a PSOE y PP como opción política, hacer como si jamás hubieran existido los lacayos de la transición y sus repugnantes representantes. Y tras la desintoxicación, dedicar unos minutos a nuestro futuro, y en un ejercicio de responsabilidad, estudiar con detenimiento el programa electoral de los partidos políticos restantes, y si se nos ajusta alguno, apostar por ellos.

En mi caso, mi voto irá a parar a un partido que no me convence porque le veo acercamientos al poder real que no me gustan en absoluto, pero que a tenor de sus actos ya recriminaré si se tercia. Lo que voy a valorar es lo que proponen a día de hoy, que tiempo habrá de juzgar si lo incumplen. Y creo que en justicia es lo que todos debiéramos hacer, y que espero como última esperanza que a la luz de todos los acontecimientos de la década que nos ha tocado sufrir, ocurra.

De nada vale alimentar esperanzas de revolución de las masas, eso no va a ocurrir. Vamos a bajarnos los pantalones, y procurar que nos sodomice el que la tenga más pequeña.


Reforma Procesal

Paco Bello para DPEH

 

Por favor, leed con atención este documento. Esto no puede continuar, y si lo aceptamos es que lo merecemos.

De todas las burradas que nos han hecho (y hemos aceptado) hasta ahora y con 4.600.000 parados:

  • Cancelación del PRODI

  • Aprobación de la Ley Sinde

  • Cancelación del proyecto de Ley de Transparencia

  • Aumento incontrolado tarifas energía

  • Incremento del IVA

  • Modificación de edad y periodo de cómputo Jubilación

  • Reforma laboral, inseguridad y precarización del trabajo

  • Privatizaciones (Cajas de ahorro, Loterías, AENA, etc)

  • Rescate de la banca privada (FROB)

  • Incremento impuestos indirectos (no progresivos; carburantes, tabaco, alcohol, etc)

  • Eliminación Cheque-Bebé y modificaciones en Ley Dependencia

  • Ayudas económicas directas a grandes empresas (automovilísticas principalmente)

  • Voto en contra de la dación en pago (PP-PSOE)

  • Mantenimiento fiscalidad (1%) de las SICAV’s

  • No recuperar impuesto de patrimonio

  • Reuniones privadas con bancos y grandes empresas.

Después de todo eso, y algo más que seguro olvido, y las “curiosidades” como el asunto de la prohibición selectiva de fumar en locales públicos (en bingos y casinos sí se puede), y la limitación a 110 Km/h que parece es debida a tener que aumentar las reservas estratégicas de crudo frente al más que probable déficit de gas por un conflicto en Argelia, nuestro principal proveedor (¿qué sabrá Rubalcaba que nosotros no sabemos?)

Pues después de todo y de que cada vez más ciudadanos acudan a la “caridad” de los comedores sociales mientras bancos y grandes empresas aumentan beneficios, sin pararnos a hablar del apoyo que España está prestando para la invasión de países, o la injerencia en la creación de partidos políticos, y que ya es para que estos “señores” estuvieran encarcelados, lo más grave ocurrirá (se aprobará) mañana, con la más sangrante y repugnante reforma procesal que pudiera imaginarse:

Justicia para ricos…

(Tomado de diario Público)

Desahucios más rápidos con menos trámite

Es el aspecto valorado más positivamente por los expertos consultados, porque logra la agilización buscada. En los juicios de desahucio por impago, cuando el arrendatario no desaloje el inmueble o se oponga al requerimiento, se le comunicará directamente la fecha en la que se realizará el lanzamiento, es decir, al desalojo del inmueble. Evitará la celebración de vistas innecesarias. A esta medida, ya anunciada en los conocidos como desahucios exprés, se suma la obligación de que las partes comuniquen al juzgado cualquier cambio de domicilio, porque la búsqueda de los requeridos retrasa el proceso.

Igual que Europa, sin límite en los monitorios

También se considera, en general, positiva la eliminación del límite de cantidad en los procesos monitorios (reclamación de una deuda mediante la presentación de un documento sin necesidad de celebrar un juicio), porque los equipara a los europeos. De hecho, el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) destacó este punto en el informe favorable al anteproyecto que aprobó en enero con los votos discrepantes de dos vocales elegidos a propuesta del PP. No obstante, Jueces para la Democracia entiende que como de estos procesos se ocupan los secretarios judiciales, al no fijar límite de cantidad, se quitan competencias a los jueces.

Al Supremo sólo por más de 800.000 euros

El punto más cuestionado de la reforma judicial es que eleva la cuantía para poder recurrir en casación al Tribunal Supremo en la jurisdicción civil y en la contencioso-administrativa de 150.000 a 800.000 euros. El objetivo del Ministerio de Justicia es que el Alto Tribunal no se convierta en una tercera instancia, y pueda realizar mejor la función que tiene encomendada constitucionalmente: unificar y fijar doctrina. Por eso, limita la vía por la que más recursos de casación recibe ahora el Alto Tribunal, que asegura que levantará la mano a la hora de admitir recursos por el interés casacional del asunto sobre el que versan.

Sin recurso en juicios de menos de 6.000 euros

La eliminación de la apelación en los juicios verbales cuya cuantía no supere los 6.000 euros también es muy discutida, porque supone un recorte de una garantía con la que hasta ahora contaban los ciudadanos. El argumento consiste en que, para una cuantía tan baja, el recurrir a la Audiencia Provincial retrasa la resolución del litigio. “Sale más caro el collar que el perro”, en palabras del catedrático de Procesal Vicente Guzmán. Pese a ello, el experto se declara partidario de permitir al ciudadano elegir entre rapidez y garantías. Los demás catedráticos objetan la inseguridad que creará la discrepancia en casos similares.

Condena en costas frente al Estado

En la jurisdicción contenciosa las costas (coste del proceso) sólo se imponían cuando se entendía un pleito temerario o motivado por la mala fe. Ahora se asimilan a las de lo civil, donde suele pagarlas el que pierde el litigio.

Vamos a crear un documento al respecto, pero lo que se pueda decir ya no sirve de nada, esto no puede continuar.


Limitación a 110 Km/h

Paco Bello para DPEH


Desde luego, no es la primera medida extraña que toma este gobierno, es lógico prever que no será la última. Tampoco es especialmente grave en la forma, las han habido mucho peores, aunque en el fondo se vuelve a incidir en métodos que no son fáciles de calificar.

 

Arguyen que la medida supondrá un ahorro energético, y por tanto económico en cuanto al nivel de consumo y adquisición de crudo… pero que yo sepa, el combustible lo paga el que lo consume y no el Estado, que dicho sea de paso, ingresa una enorme cantidad de dinero por la vía del gravamen de carburantes y que con esta medida verá reducido dicho ingreso. Si se hace para ahorrar ¿por qué activan una medida que les afectará negativamente?

 

Algo se me escapa, y supongo que ya lo entenderé más adelante. Pero si algo he aprendido, es que un montón de asesores no se equivocan, y que a alguien beneficiará de alguna manera esta nueva imposición.

 

Hay quien dice -y me parece muy inocente- que el ingreso por sanciones de tráfico compensa las pérdidas, e incluso crea un saldo positivo. No lo creo, y aunque no he hecho cálculos (y desconozco hasta qué punto se puede prever y calcular el ánimo transgresor), intuyo que no es posible. Pero aunque lo fuera, no me parece que encabronar al ciudadano sea la mejor vía de recaudación. Y no me parece que en un momento como este, tomar ciertas medidas que afectan negativamente a los ingresos (como la prohibición de fumar en Bares) sean las adecuadas, si no es, como ya he dicho, que la intención sea crear mal ambiente.

 

Aquí parece que lo importante para algunos es hacer ejercicio de cuello. Y o son muy cortitos, o tienen algo que ganar, porque no es normal ver a tanto PSOE’ista asentir y justificar cada medida que toma su partido por estrafalaria que sea, e incluso con 4.600.000 parados. Lo mismo da que sea retirar el PRODI, aprobar finalmente la Ley Sinde, enterrar la Ley de Transparencia, aceptar un 40% de incremento en la tarifa de las eléctricas en un año, establecer un Estado de Emergencia, aumentar el IVA dos puntos, incrementar la edad y el periodo de cómputo para la jubilación, una reforma laboral a medida del empresario que ha destrozado la seguridad del trabajador, eliminar el cheque-bebé, privatizar todo lo privatizable (incluyendo Cajas de ahorro, Loterías, y AENA), fastidiar el cobro por la ley de dependencia, dedicar 150.000 millones a rescatar empresas privadas (dícese bancos), los constantes incrementos de los impuestos indirectos (no progresivos), financiar el funcionamiento de las automovilísticas, o reunirse en privado con los grandes empresarios. También aplauden que no se recupere el impuesto sobre patrimonio, que no se toque la fiscalidad de las SICAV, o que se vote en contra de la dación en pago en un acuerdo para tumbar la propuesta de los partidos minoritarios de izquierda entre PP-PSOE (para no enfadar a sus jefes). Repito para que se me entienda: o son estúpidos, o muy sinvergüenzas y unos canallas; que elijan lo que menos rabia les dé.

 

Conste que yo soy de izquierda, y precisamente por eso no puedo aceptar que estos tipos que dicen ser Socialistas y Obreros se comporten como déspotas y mamporreros del capital. ¿A qué espera el votante socialista para decir a su partido que ya no le representa? ¿qué más queréis? ¿votáis un programa o sois hooligans descerebrados?

 

Lo de menos es esta nueva vuelta de tuerca, que lo más que hará en un principio, es robar unos minutos del limitado tiempo propio del que disponen los trabajadores (el que tiene trabajo, ese bien tan escaso), o en su defecto tocarles el bolsillo con el pago de alguna sanción. Lo de más es que empecemos a pensar en todo lo que han hecho hasta ahora, y que no lo olvidemos. Y especialmente que no caigamos tampoco en la tentación de votar a los de la gaviota, que no derogarán ni una de las medidas adoptadas por estos, y añadirán alguna otra como premio amargo.

 

Pero lo verdaderamente fundamental es que nadie caiga en el discurso facilón de que el gobierno está actuando como un pollo sin cabeza. De eso nada, no se da puntada sin hilo… tiempo al tiempo.