Cuestión de dislexia

Los Navy Seals confunden el objetivo.

Esta pasada madrugada se ha producido uno de los episodios más bochornosos de la reciente historia militar, cuando, según un informe de la agencia de inteligencia estadounidense F.I.A. se aseguraba que, -el que hasta el asesinato de Osama Bin Laden era considerado número dos de Al-Qaeda y ahora comandante en jefe de la organización guerrillera-, Ayman al-Harakihri, se encontraba oculto en un palacio en la zona residencial próxima a la Ciudad Universitaria de Madrid.

Esta información ha hecho formar un operativo de intervención inmediata para el asalto y arresto o ejecución del objetivo.

La misión, denominada “Gallinácea”, se inició al alba en la Base de Morón, “con un tiempo duro con viento de levante de 35 nudos”, y según comentó el ministro de Defensa Robert Fates esta mañana en su alocución explicativa en el Congreso, dos helicópteros de transporte AS-532UL “Cougar” trasladaron a las fuerzas especiales a puntos predeterminados por un estudio fotográfico previo, mientras otros dos helicópteros BO-105 de combate prestaban apoyo.

El asalto afortunadamente no ha producido víctimas mortales, ya que fruto de la perspicacia e inteligencia analítica de uno de los miembros destacados de los SEALS, se llegó a la conclusión de que los objetivos eran erróneos, pues el idioma en el que se lamentaban los sujetos torturados no parecía árabe, tras lo cual se decidió abortar dicho operativo.

Según ha trascendido de informaciones filtradas por uno de los miembros del grupo asaltante, el error pudo deberse a una creación defectuosa de los modelos de estética facial proporcionados por la misma oficina técnica que simuló el aspecto de Bin Laden mediante una fotografía de Gaspar Llamazares, y que en esta ocasión había usado como modelos al Vicepresidente Rubalcaba y a un personaje de la farándula conocido como “Pozí”.

Parece que la rocambolesca odisea militar va a obligar a varias personalidades de la administración y las finanzas a permanecer ausentes de la vida pública por una temporada, pues aunque no existe comunicación oficial, han sido filtradas también unas imágenes del lamentable estado en que han dejado a varios de los desafortunados e involuntarios actores de esta tragicomedia.

Está claro no obstante que no ha existido mala intención, y que para salvaguardar la democracia se deben asumir algunos equívocos; aunque no sabemos qué opinarán los damnificados. Esperemos que a partir de ahora se utilicen criterios más elaborados a la hora de asesinar a los responsables de las disidencias y grupos organizados y las acciones contra ellos.

Anuncios

11 comentarios

  1. Pingback: Los Navy Seals confunden el objetivo

  2. Si no fuera trágico todo lo que hay detrás de este panorama antidemocrático que supone la actitud del imperio, sería muy muy divertido.

    http://pocoquedecir.wordpress.com/2011/05/08/sin-ganas-de-realidad/

    8 mayo, 2011 en 12:40

  3. Pingback: Los Navy Seals confunden el objetivo | Noticias - d2.com.es

  4. sofía

    Ya lo dijo el coronel nazi Ehrhardt en “Ser o no ser”
    ¡¡ Que los interroguen antes de ejecutarlos!!!

    8 mayo, 2011 en 17:43

    • Claro, pero era un nazi, no un demócrata estadounidense.

      Por cierto, un abrazo.

      8 mayo, 2011 en 21:06

      • sofía

        Otro para ti 🙂

        9 mayo, 2011 en 21:58

      • Qué bueno… y qué buena memoria tienes. 🙂 Porque no me dirás que la viste hace unos días ¿no?

        9 mayo, 2011 en 22:28

      • sofía

        jajaja…hace unos años y varias veces.Es inolvidable

        9 mayo, 2011 en 23:14

  5. cami

    No me creo eso de que el hombre “más” buscado por el imperio americano (que antes había sido armado, entrenado y protegido por ellos) se haya ocultado en una residencia cómoda a media hora de la capital de Pakistán. Tampoco me creo que “en respeto” por las tradiciones musulmanas los Yankees, que promueven quemas públicas del corán, hayan decidido encubrir el cadaver. Y mucho menos que el fotomontaje evidente que el pentagono difundió inicialmente para “demostrar” el éxito de su operación haya sido un error de oficina.

    Demasiadas inconsistencias.

    De hecho, ya ni me creo que el tal Bin Laden haya sido quien mandó tumbar las torres gemelas. Los nazis incendiaron el Reichstag para perseguir a los comunistas. Y nerón incendió Roma para ehcar la culpa a los cristianos. A Obama deberían darle el Nobel de literatura, porque inventa historias más inverosímiles que las del realismo mágico de García Márquez o Salman Rushdie…

    9 mayo, 2011 en 21:17

    • Efectivamente, las conspiraciones y las tácticas de los autoatentados y las guerras de falsa bandera son casi tan antiguas como la civilización. Lo que parece mentira es que la grey se sorprenda de estas cosas; supongo que es cuestión de cultura. Pero qué se puede esperar de un pueblo que sale a jalear a un asesino que ha violado todas las leyes, tratados, e incluso la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículos 5,7,9 y 10 para empezar)… y qué se puede esperar de esta sociedad si ese sujeto es ni más ni menos que el Presidente de EE.UU. y para mayor enjundia el premio Nobel de la Paz.

      Ya hemos superado la línea que separaba la coyuntura del declive. Estamos en el ocaso de una civilización y esto ya no lo para nadie.

      9 mayo, 2011 en 21:50

  6. cami

    Yo tamién creo -análisis genial el tuyo- que toda esta payasada no es más que la punta sensible de una monstruosa crisis oculta que la mayoría de la gente no logra comprender. Lo de las torres gemelas fue sin duda un acto desesperado en el que hoy se notan, visto con perspectiva, las enormes incosistencias. Ahora, lo de Irak fue doblemente desesperado, injustificable, pero permitió en la lógica criminal del capitalismo aplazar unos años la recesión y dinamizar la industria (y apoderarse de una reserva energética crucial). Lo de Osama es ya la confesión definitiva de la farsa, el acto más desesperado y aventurero del imperio tratando de resolver sus terribles contradicciones.
    Es imparable, y no por los hechos políticos sino por el trasfondo económico: imposible reemplazar en 10 o 20 años la compleja infraestructura de una sociedad por cuyas venas corre el petróleo, materia prima esencial que cada día se seca más rápido en nuestro devastado y asolado planeta.

    11 mayo, 2011 en 1:25

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s