Cuestión de dislexia

Si yo fuera novelista

Me pregunto a veces cómo es eso de escribir una historia, y pienso a qué archivos de la imaginación hay que recurrir para hacerlo, y creo que hoy que me siento inspirado voy a preparar los puntos básicos para empezar la mía. Aunque no sé si seguiré un patrón de novela social al estilo Martín-Santos, o crítica como Dickens.

Ya lo sé. Será narrativa, social y crítica, pero sin abusar del realismo, con ligeros toques de conspiración y como protagonistas voy a elegir a fanáticos religiosos, de esos que son capaces de convertir su vida en una liturgia constante, de los que creen ciegamente en el más allá, y en base a ese futuro inmortal renuncian al disfrute de la vida carnal, pese a que no tengan pruebas de aquello que les espera a excepción de ese dogma en el que concentran sus ansias divinas.

Introduciré personajes relevantes…

Haré un breve repaso a la historia reciente, a sus orígenes, a su genealogía, a su calvario, e incluso a los grupos que quisieron desenmascarar sus planes de dominación. Hablaré de cómo su perseverancia y el estudio científico de las costumbres de aquellos a los que querían dominar, les dieron las claves principales para la toma del control. Y también centraré la atención en las familias tocadas por la varita de la majestad, de la asunción de un estatus especial como ley evolutiva, y de la endogamia de su “raza” de privilegiados.

Hablaré de los pormenores de sus pasos, del control de las debilidades humanas, de la cultura, de la educación, del capital, y de la información. Del poder de atracción del secreto, y de los símbolos, del rito y de la apariencia, de los placeres, hablare en definitiva del poder de la sugestión.

Y transitaré del porqué al cómo, de los engaños a los detalles, y de las intenciones a los resultados.

Narraré un mundo de enormes desigualdades, de norte y sur, oriente y occidente, ricos y pobres, blancos y negros, mujeres y hombres, de religiosos y ateos, de progresistas y reaccionarios, de fronteras, de egoísmo, de deshumanización, de división, de pecados y absoluciones, del macrocosmos social y el microcosmos intelectual… del bien y el mal, y de la concepción de las dicotomías: y hasta de la Santísima Trinidad y la trifornicación.

Ya puestos, concretaré sucesos, y los envolveré en un halo de misterio y maquiavelismo, para comprometer al lector e incitarlo a intentar resolver la trama usando el ingenio. Y hablaré de guerras asimétricas, y de falsas banderas, que más que guerras serán magnicidios programados con cientos de miles de bajas por daño colateral sin importar el bando, y que tendrán como fin la instauración de gobiernos títere que faciliten la apropiación de los bienes naturales y el control geoestratégico, y hablaré de un pueblo que cree en la conveniencia de las medidas porque ha aprendido a respetar el valor de la jerarquía.

Describiré autoatentados que faciliten la demonización de enemigos imaginarios y mejoren la implantación de medidas de restricción de libertades basándose en el miedo creado, y del uso del simbolismo para advertir a los interesados del funcionamiento del psicótico plan.

Trataré el uso de la violencia y el crimen para derrocar gobiernos y modificar la voluntad pública conduciendo el criterio de los ciudadanos, y explicaré el poder en el uso de las siglas y los valores inculcados a la hora de poner en funcionamiento reformas imposibles de otra forma sin la fuerza.

Contaré cómo manejar a los mandatarios que creyeron ser parcialmente libres, demostrándoles que su negativa conduce a un trágico final por mucho que piensen que hay cosas imposibles, y les mostraré cómo el pueblo puede ser manipulado incluso ante los hechos más descarados.

Introduciré la ciencia-ficción, haciendo concurrir hechos naturales con fechas señaladas… pero será tal el impacto, que la población se negará a aceptar la evidencia, aún cuando existan documentos oficiales que aporten veracidad a la más fantástica de las versiones.

Va a ser todo un Bestseller, porque a todos nos gustan estas novelas que reflejan una realidad desconocida, con intriga, morbo y conspiración. Aunque bien pensado, quizá es demasiado fantasiosa, y se aleja de mi intención crítica y social. Sería mejor adaptarla a nuestra realidad de justicia, igualdad, solidaridad y sentido común. Mejor sería olvidarla y hablar de fraternidad, vida sencilla, libertad y lógica social, porque sinceramente, nadie se iba a tragar este cuento en el que nadie reacciona, y todos asumen su papel de esclavos en un surrealista escenario de causalidad.

Mejor en otra ocasión, al final no estaba tan inspirado.

Anuncios

8 comentarios

  1. cami

    Mierda!!!! serías un genial novelista!!!! Bueno, esa historia que dices la han escrito en variantes bien complejas algunos autores del tercer mundo. Me recuerdas a Miguel Angel Asturias con su “trilogía de las bananeras” dejando al descubierto lo que es una “república banana”; al mismo Asturias con “señor presidente” caracterízando al dictador latinoamericano y después de él a tantos que le secundaron en el tema (“el otoño del patriarca” de García Márquez, “Yo el supremo” de Roa Bastos, “El gran burundún burundurá ha muerto” de Zalamea…) también me recuerdas a la novela más polémica de Orhan Pamuk -Nieve- en la que hace una radiografía de la Turquía Moderna, un verdadero Thriller político que desnuda las ambiciones y trapicheos del poder. Bueno, el mismo García Márquez dijo al recibir el nobel que la realidad supera siempre a la ficción, y que buena parte de su obra era inspirada en la cotidianidad latinoamericana: no estas tan lejos como crees del tema de una novela, o en otro sentido, parece ireal y absurdo todo lo que pasa en el incoherente mundo de hoy.

    8 abril, 2011 en 2:54

  2. ¡Coño, Cami! la amistad te ciega, 😀

    Es verdad que el guión es acojonante, pero debo confesar que es un plagio… (no se lo digas a nadie, aunque sé que ya te has dado cuenta, pero se lo he robado a la Sra. Realidad, mi vecina).

    Y creo que alguien lo está filtrando, porque fíjate cómo se pusieron ayer los estudiantes que se enteraron:

    Y lo que muestran los “medios”:

    8 abril, 2011 en 8:51

    • cami

      Claro Paco, otro amigo español me enviaba la noticia de “El País” sobre las broncas en las protestas… Es una casualidad, pero en Colombia cientos de miles de estudiantes marchaban ayer mismo contra el gobierno de Santos. En Bogotá unos 50.000 en 9 marchas que confluyeron, así como en otras diez o quince ciudades. En mi pequeña ciudad -pereira- la marcha estuvo entre 4.000 y 5.000 asistentes y acabó en fuertes disturbios. Es curioso, porque el movimiento estudiantil despierta con una afluencia masiva y multitudinaria exactamente 40 años después del movimiento de 1971, que es considerado una consecuencia del mayo francés del 68. Y no deja de ser paradójico que no hubiese un lugar más tranquilo y aburrido en el mundo que Paris -la capital de las revoluciones- en abril de 1968… Hasta que llegó Mayo. Un abrazo!

      8 abril, 2011 en 17:36

  3. Bueno, no soy tan optimista como tú, pero celebro que empiece a moverse la juventud. Falta saber si tienen claro hacia dónde van (ya sé que tú sí), y qué quieren.

    En cualquier caso, estoy muy contento por saber que la gente tiene sangre en las venas, y un incendio en el espíritu.

    Un abrazo.

    8 abril, 2011 en 20:25

    • Pero Cami, pensaba que Pereira era una pequeña ciudad, y es tan grande o más que Zaragoza, o casi como Málaga. Es una ciudad de tamaño medio.

      En cualquier caso, ya quisiéramos ese compromiso aquí.

      Por cierto, los antidisturbios dan más miedo que aquí, parecen jodidos robots, con tantas protecciones, y tanto equipamiento.

      Qué asco de sociedad hemos creado. Ánimo, compañeros.

      9 abril, 2011 en 18:42

  4. LoboOscuro

    Gracias por borrar mi comentario, eso demuestra conveniencia…

    13 abril, 2011 en 11:59

    • ¿Qué comentario? No he borrado ningún comentario, y soy el único administrador de la página.

      13 abril, 2011 en 21:52

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s