Cuestión de dislexia

Acción humanitaria en España

Paco Bello para DPEH

 

Cómo de difícil se hace encontrar una explicación a todo lo que está ocurriendo. Obviamente no me refiero a entender que el egoísmo no tiene fronteras, y que la máquina interna de poseer está alimentada por una fuente ilimitada de energía oscura. No, no me refiero a eso.

Me refiero a que en un país en que gran parte de la población está demostrando públicamente su rechazo a la violencia, y que por tanto está conformado por gente pacífica y sensata, al mismo tiempo se vea esa incapacidad para crear estructuras de unión.

A nadie se le escapa ya, que hemos sido traicionados por la casta política. Ha quedado meridianamente claro que sus intereses no son los nuestros, y que esta gentuza obedece a los intereses de gente sin entrañas de los que son los perritos falderos. Pero si bien ya nos tienen acostumbrados a sus acciones, lo que está ocurriendo en Libia supera cualquier expectativa de degradación moral.

Los falsimedia muestran sin pudor su podredumbre al tiempo que sus cobayas pesebreros y paniaguados (llamados periodistas) marchan al son que marcan los tambores del ejército del “in gold we trust”, abandonando sus principios e incluso hundiéndolos en balsas de residuos orgánicos para vestírselos de nuevo sin pasar por la lavandería de almas. ¿Cómo se duerme sabiendo que con vuestras putas manipulaciones se justifica la muerte de inocentes? ¿de verdad dormís bien? ¿y vuestros hijos? ¿no vais a verlos mientras duermen para ver reflejados los cadáveres de los niños que mueren gracias a vuestro apoyo?

¿Y vosotros, estómagos agradecidos “artistas de la ceja”, qué decís? Nada, claro. Habéis hecho acto de con”s”tricción para evitar informaros de lo que estáis justificando, ¿verdad? Así es más cómodo. No vaya a ser que os quiten vuestras subvenciones y privilegios a los que tanto debéis. Muchos sabéis que sin eso os tocaría trabajar, en el caso de que alguien estuviera dispuesto a contrataros por vuestra valía, cosa le que ocurriría a muy pocos. Os aplicáis la máxima de Marx (el cómico), “estos son mis principios; si no le gustan tengo otros”.

Pero también con la bajeza humana de estos elementos se cuenta. Lo más duro es enfrentarse a la apatía incluso de los bienintencionados, que defienden la paz por principio, aunque sea sin manifestarse. Y que la defienden por pura convicción pacifista, pero con una defensa basada en los sentimientos, que si bien es meritoria, lo sería mucho más basándola en la información, y por tanto en la razón fundada.

“Gadafi es un déspota”, pero aún así no se debe intervenir si no intervenimos en los otros países en conflicto. “Es todo por el petróleo” por eso no estoy de acuerdo.

¿Os habéis preocupado de conocer la realidad de Libia?

Es fácil: entráis en páginas de información árabe, y con google translator, se puede con algo de imaginación extraer información desde los medios cercanos al conflicto. Es recomendable leer ediciones antiguas para conocer su día a día antes de estos sucesos.

Antes de que os deis cuenta, habréis descubierto un país que en nada se parece a lo que se sigue vendiendo que es. De hecho, comparando la calidad de vida de un libio o un español, perdemos por goleada. Hay un problema: no hay quien mueva a Gadafi de su poltrona… como a Juan Carlos I, rey de la buena vida. Pero con una diferencia fundamental: Gadafi se preocupa de su pueblo, y de su bienestar (además del propio).

¿Está esto bien? Pues si atendemos a ideologías y conceptos de libertad y justicia, obviamente no. Pero en cuanto se entra en comparaciones, lo que parece urgente es que se apliquen previamente las sanciones a España, y nos liberen. O para ser justos (y no del todo), que apoyen a alguna minoría étnica, pongamos a los ciudadanos gitanos, que pueden sentirse agraviados por la diferencia de oportunidades (valga como comparación aproximada). ¿Sería justo? Puede que sí, pero quizá lo apropiado fuera debatir primero otros métodos de acercamiento de posturas. No creo que la mayoría aplaudiéramos que otros países se unieran a esa minoría para bombardear Madrid y Barcelona, mientras ellos tomaban Valladolid. Y lo veríamos especialmente mal, si encima nuestra calidad de vida hasta ese momento superaba nuestras expectativas, y que una cuestión que podía haberse resuelto por la vía del diálogo, se convertía en una masacre de lo que hasta entonces era un pueblo satisfecho y feliz (no es el caso de España, pero sí de la inmensa mayoría libia).

Esto es así mucho más que lo contrario (lo que pergeñan los falsimedia), y dicho esto ¿qué podemos hacer?

Poco, muy poco. Sumarnos a alguna iniciativa de las muchas que pueblan la red, para empezar. Pero ante todo, olvidar a PSOE y PP como opción política, hacer como si jamás hubieran existido los lacayos de la transición y sus repugnantes representantes. Y tras la desintoxicación, dedicar unos minutos a nuestro futuro, y en un ejercicio de responsabilidad, estudiar con detenimiento el programa electoral de los partidos políticos restantes, y si se nos ajusta alguno, apostar por ellos.

En mi caso, mi voto irá a parar a un partido que no me convence porque le veo acercamientos al poder real que no me gustan en absoluto, pero que a tenor de sus actos ya recriminaré si se tercia. Lo que voy a valorar es lo que proponen a día de hoy, que tiempo habrá de juzgar si lo incumplen. Y creo que en justicia es lo que todos debiéramos hacer, y que espero como última esperanza que a la luz de todos los acontecimientos de la década que nos ha tocado sufrir, ocurra.

De nada vale alimentar esperanzas de revolución de las masas, eso no va a ocurrir. Vamos a bajarnos los pantalones, y procurar que nos sodomice el que la tenga más pequeña.

Anuncios

8 comentarios

  1. sofía

    “¿Cómo se duerme sabiendo que con vuestras putas manipulaciones se justifica la muerte de inocentes? ¿de verdad dormís bien? ¿y vuestros hijos? ¿no vais a verlos mientras duermen para ver reflejados los cadáveres de los niños que mueren gracias a vuestro apoyo?”

    Puede,Paco,que nos equivoquemos incluso al otorgarles esta ,para nosotros primordial y básica,manifestación de humanidad.

    Puede que ni siquiera sientan por sus hijos lo mismo que nosotros.Diríase entonces que son de “otra especie”,la que antepone los privilegios de su micropoder por encima de TODO (incluidas quizás las relaciones paterno-filiales) la que actua con la frialdad de un reptil.

    Buen ejemplo de “reptiliana” la de la foto…

    23 marzo, 2011 en 17:38

  2. Sabes que no creo en la variante biológica de los “reptilianos”, pero sí me parece una buena metáfora para representar su alma (aunque como un día los reptiles de verdad puedan ir al juzgado, nos van a empapelar por el agravio comparativo) 🙂

    Por lo demás, creo que es como tú dices, que están tan degenerados que han perdido la capacidad de sentir.

    Un abrazo.

    23 marzo, 2011 en 18:04

  3. Cuando veas arder Libia

    1
    En 1984 viajo durante horas por desiertos libios que parecen paisajes lunares hasta complejos de cabrias y refinerías semejantes a estaciones espaciales. De allí salen cada día 1.600.000 barriles de petróleo que mantienen funcionando a Europa. Libia tiene reservas estimadas en 42 mil millones de barriles. Las potencias hegemónicas viven del constante derroche de la energía fósil que no poseen. En lugar de habilitar energías alternativas, la saquean a países que sí la tienen. Cuídate de la malignidad de aquél a quien favoreces, reza el proverbio libio. La primera condición que debe cumplir hoy un país para ser invadido es tener hidrocarburos o ser zona de paso de éstos.
    2
    En 1836 Libia es asaltada por turcos, en 1912 invadida por italianos, en 1943 conquistada por ingleses, en 1951 ocupada por tropas británicas, estadounidenses e italianas que sostienen al títere rey Idris, quien acapara los crecientes ingresos petroleros. En 1969 Muammar Kadafi, un coronel de 27 años, comanda una rebelión militar que expulsa las bases extranjeras, crea en 1970 la Compañía Nacional de Petróleo que domina la mitad de la producción, y en 1977 proclama la Gran República Popular Socialista Árabe de la Jamahiriya. Cuando el ganado cae, lucen los cuchillos, advierte el refrán libio. La segunda condición para que un país sea invadido es que asuma el control de sus recursos naturales.
    3
    En 1984 asisto en Trípoli al 15 aniversario de la Jamahiriya. Presencio multitudinarias asambleas populares donde se debaten y aparentemente se resuelven problemas. El Libro Verde se presenta como la Tercera Teoría Universal, y proclama la iniciativa y primacía de las organizaciones de base. Afirma que “la democracia es el poder del pueblo y no el poder de un sustituto del pueblo”. Asevera que “la representación es una impostura”. Proclama que “el partido representa sólo a una fracción del pueblo, mientras que la soberanía popular es indivisible”. Aduce que “los congresos populares son el único medio de la democracia popular”. El pueblo se divide en congresos populares de base; cada congreso elige un comité que lo dirije y el conjunto de comités forman los congresos populares. En las calles las damas usan velo, pero en los desfiles batallones femeninos lucen magníficos rostros y cabelleras; hay mujeres científicos y muchachas pilotos de aviones de combate. Libia tiene para 2010 un PIB estimado de unos 76.557 mil millones de dólares, con incremento anual de 6,7%. Actualmente sus exportaciones anuales de unos 63.050 millones de dólares comparadas con sus importaciones de 11.500 millones le otorgan una balanza comercial ampliamente favorable y le posibilitan acumular reservas por unos 200.000 millones de dólares, que respaldan una insignificante deuda externa de 5.521 millones de dólares. Ello le reporta el mayor PIB per cápita (14.534$) y el mejor Índice de Desarrollo Humano en África. La expectativa de vida es de 74 años, la mortalidad infantil de 18 por l.000 y el analfabetismo de 5,5%; el gasto en Educación es del 2,7% del PIB mientras que el de Defensa no excede de 1,1% del PIB. Sin embargo, subsiste un 30% de pobreza. Quien no ayuda a su familia, no ayuda a nadie, enseña el proverbio libio. La tercera condición para ser invadido es apoyarse en las bases populares y redistribuir la riqueza social.
    4
    La Jamahiriya no sólo aboga por la democracia directa. Es nacionalista, porque expulsa bases militares extranjeras y apropia recursos naturales. Es integracionista, pues apoya la Unión Africana y predica la coordinación o confederación del Mundo Árabe, una comunidad cultural de 339.128.336 habitantes distribuidos en tres continentes sobre 13.707.811 kilómetros cuadrados y que posee la mayoría de los recursos energéticos del planeta. Libia defiende estos recursos apoyando con firmeza las decisiones de la Organización de Países Exportadores de Petróleo. En sus primeros tiempos la Jamahiriya es internacionalista. En la Conferencia sobre el 15 aniversario de Al Fatah en Trípoli intervienen un gigantesco dirigente de los indígenas en Estados Unidos, quien denuncia duramente el genocidio contra su pueblo; el reverendo afroamericano Farrakah, quien amenaza a la potencia norteña con tormentas, granizo y guerra nuclear; el comandante Tomás Borge, quien rechaza humanísticamente cualquier hipótesis que lleve al holocausto atómico, delegados de Al Fatah que nos reúnen en sesión aparte para explicarnos las diferencias internas en su movimiento. Esta solidaridad atrae la condena unánime de las potencias que luchan por desintegrar el resto del planeta. Una mano sola no aplaude, reflexiona el aforismo libio. La cuarta condición para ser invadido es predicar la integración del Tercer Mundo.
    5
    En un oasis frecuentado por camelleros almuerzo cordero asado. El 90% de los seis millones de libios son musulmanes. Como en los restantes países islámicos, a las diferencias entre clases e ideologías se superponen las de parcialidades religiosas y a éstas las de sectas y clanes y etnias y regiones y generaciones, más las divergencias con más de medio millón de inmigrados. Demasiados capitanes hunden el barco, reza el dicho libio. La quinta condición para ser invadido es que los agresores dividan para imperar.
    6
    Durante el 15 aniversario de la Jamahiriya veo pasar a poca distancia a Kadafi. Es para entonces un joven con sobrio uniforme verde, que habla y discute animadamente con la multitudinaria asamblea. Pocos seres han sido más adulados por las potencias para comprarle petróleo, pocos más satanizados por los medios de ellas para despojarlo de él. Tribunales internacionales sordos, ciegos y mudos ante la impunidad del terrorista Posada Carriles condenaron a Libia por la supuesta voladura de un avión en Inglaterra. Kadafi pagó bajo protesta las indemnizaciones del caso. Sin previa declaratoria de guerra, la administración Reagan viola el espacio aéreo en el golfo de Sirte en 1981 y en 1986 bombardea Trípoli, arrasa la residencia de Kadafi, le asesina una hija y cerca de un centenar de compatriotas. Las mismas agencias noticiosas que celebraron ese genocidio deploran ahora supuestos bombardeos contra manifestantes. Telesur envía dos equipos al área, que no encuentran rastros de bombardeos. El ejército ruso demuestra con imágenes satelitales que tales ataques no ocurrieron. Sí hay nutridos intercambios de fuego entre leales y sublevados. Éstos no son, por tanto, manifestantes inermes. Las agencias de Estados Unidos, cuyo ejército es de mercenarios, mienten que los defensores del gobierno son “mercenarios”. Entre su repertorio de disparadores de pánico no dejan de invocar las “armas químicas” ya atribuidas a Irak. Quien replica al león, tiene mal aliento, advierte el proverbio libio. La sexta condición para ser invadido es ser demonizado por las agencias internacionales.
    7
    La tormenta informativa se traduce en falta de información ¿Qué sucede realmente en Libia? ¿Siguen funcionando las organizaciones populares, o son desplazadas por clases políticas? ¿Sustituye la representación a la participación? ¿Es creíble que aumenten al unísono el Índice de Desarrollo Humano y el descontento social? ¿Ha cedido Kadafi ante el acoso de imperios y transnacionales? ¿Es sincera la enemistad con Libia de potencias que durante cuarenta años le han comprado petróleo y vendido armas? Durante ese lapso los omnipresentes medios omiten toda explicación. Mientras mandatarios de Estados Unidos y monopolios mediáticos se deshacen en elogios a favor de los sublevados ¿qué defienden éstos? ¿qué planean? ¿qué proponen? Las únicas credenciales del FNSL consisten en haber realizado un “Congreso Nacional” en Estados Unidos en 2007, financiado por la NED. Todos los medios del mundo esperan para difundir sus planes. Si no los declaran, es porque no los tienen o son inconfesables. Si se oponen a Kadafi ¿privatizarán los hidrocarburos? Si en verdad tienen apoyo popular ¿para qué necesitan la aplastante intervención de la primera potencia militar del mundo? Si desean el bien de su país ¿por qué lo exponen a la aniquiladora invasión de imperios extranjeros? No busques el placer en la desgracia de otro, aconseja la máxima libia. La séptima condición para ser invadido es ser falsificado por la desinformación.
    8
    Estados Unidos bloquea con portaaviones nucleares la costa libia y confusos despachos afirman que desembarca “asesores” armados hasta los dientes, mientras pacta contubernios de salteadores con la Unión Europea y un helicóptero militar de la OTAN es capturado en flagrante violación de la soberanía del país árabe. Walter Martínez revela que la London School of Economics preparaba el relevo de la dirigencia del país agredido: cuatrocientos becados libios eran adiestrados en las excelencias del neoliberalismo salvaje. Como en una pesadilla vemos repetirse la situación iraquí. El plan es robar el petróleo libio para con él lanzar un dumping que arruine y desarticule los gobiernos de la OPEP. La única política estadounidense es el saqueo global de hidrocarburos, lo cual a la larga conduce al bloqueo energético de las restantes potencias y a la Guerra Mundial. Venezuela propone una mediación, que Kadafi y la Liga Árabe aceptan, y el ALBA convoca una reunión plenaria para discutir la situación. La carga compartida pesa menos que una pluma, reza el apotegma libio. Cuando veas un país del Tercer Mundo arder bajo la agresión imperial, pon tu solidaridad en remojo.
    Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2011/03/07/cuando-veas-arder-libia

    23 marzo, 2011 en 18:30

    • cami

      Pon tu solidaridad en remojo Paco: me parecen muy lúcidos tus artículos, sólo te replicaría eso de que no podemos seguir “esperando una revolución que no va a llegar”. No llega porque no la hacemos, o no queremos hacerla. Claro, sola no llega compa, hay que hacerla venir, “hay que traerla de los pelos” como dice una escritora. No descartaría esa opción, es más, me atrevo a decir que no hay otra. ¿Seguir votando en la farsa electoral? ¿Pedirle cuentas a “nuestros” gobernantes? A lo sumo, pedirles en la guillotina si es necesario desempolvarla. En el momento que perdamos la esperanza habremos perdido del todo. La esperanza es la utopía.

      os acompaño con la rabia y con el corazón desde Colombia…

      23 marzo, 2011 en 20:42

  4. Quizá sea verdad, cami, que mi ánimo no es el mejor en este momento. Pero aún cuando está sin “contratiempos”, no valoro mediante mis deseos, sino según mis análisis.

    Claro que tienes razón, por supuesto que sí; no se produce porque no sabemos/queremos, pero lo que hay que preguntarse es por qué a la luz de la situación mundial, no se produce un alzamiento público.

    Por lo que sé, influyen muchos factores. El principal es la educación (en manos del capital), el segundo la coacción (ciencia y comunicación en manos del capital) y el tercero el miedo a la represión (fuerzas públicas del Estado -en manos del capital-)

    Para ir de frente, deberíamos contar con el apoyo de los terceros, y para contar con ese apoyo deben concurrir dos factores, conciencia y organización/proyecto. La primera no está presente, de la segunda ni hablemos.

    Creo que te lo comenté una vez. Dime una sola revolución que no haya partido de un líder, y si quieres dime alguna (buena o mala) en el que el líder no surgiera de las entrañas del sistema.

    Tenemos -eso sí- la historia y la información de nuestra parte para modelar e influir en la primera oportunidad que se presente, pero (ojalá me equivoque) volverá a partir de alguien que consiga canalizar la desesperación de la población, y será un “advenedizo” del poder.

    Habrá que evitar que se repita esa historia, y crear una ruptura. Ser pioneros. Deseo verlo, que lo veamos.

    23 marzo, 2011 en 21:18

  5. Una cosa más, cami. Deseo con toda mi alma que tengas tú razón, y que el fuelle que yo he perdido, haya gente como tú que lo conserve y nos dé una lección.

    23 marzo, 2011 en 21:46

  6. Pingback: Acción humanitaria en España | multibancos.es

  7. Pingback: Acción humanitaria en España | Wiki colaborativa Pedia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s