Cuestión de dislexia

Inocencia o perversión

Paco Bello para DPEH


Cuando te paras a pensar en lo que te rodea, es fácil acabar deprimido. Hablar con la gente es en la mayoría de los casos un ejercicio de autocontrol. Es raro encontrar personas verdaderamente informadas, pues lo habitual es encontrar individuos que pudieran parecerlo hasta que profundizas un poco. Esos mismos que en el mejor de los casos vocean lo falsa que es la información que emiten los medios, después aceptan ciertas cosas que contradicen ese supuesto conocimiento de la realidad. Y es que no es lo mismo conocer que asimilar. También hay gente que comprende lo que le rodea, pero es incapaz de posicionarse, o mover un dedo en contra de sus intereses.


Ahora, por ejemplo, está de actualidad el asunto de Oriente Medio y el norte de África. Y resulta muy triste comprobar el grado de alienación subyacente en los comentarios de los lectores en los medios digitales generalistas. Felices con la revolución de las masas y con la “democratización” de los pueblos. Ilusionados con la rebelión de los oprimidos, de aquí a cuatro días aplaudirán con las orejas una más que previsible intervención de la ONU en el conflicto si los planes occidentales de reposición de marionetas no cuaja, o alguna se pone rebelde.


La repercusión de estos acontecimientos contrasta con el nulo seguimiento que han tenido el resto de conflictos que han asolado ese continente. Pero es lógico el silencio, las corporaciones falsimedia pertenecen a los mismos grupos de interés que promueven y subvencionan el constante estado de tensión de esos pueblos para esquilmar sus riquezas y posicionar gobiernos títere.


El Congo, Namibia, Uganda, Zimbabwe, Sierra Leona, Rwanda-Burundi…


Y cuando estamos aceptando y casi aplaudiendo una intervención de los “demócratizadores” en Libia, en la que se habla de 600 muertos, resulta que no nos sorprende, o ni siquiera conocemos que la ONU retiró las tropas en el genocidio de Rwanda, con más de un millón de muertos con la excusa de no interferir o que se considerase una injerencia.


Tampoco, mientras se libraba la guerra del petróleo del Golfo, se intervino en la masacre de las selvas congoleñas -con más de 3 millones de muertos-. Extraño baremo de prioridades, y curiosa valoración de la vida. Quizá es que no sabemos conceptuar las grandes cifras. Hagamos un ejercicio de pedagogía:


Se piensa en intervenir en un conflicto que ha dejado una cantidad de muertos que equivalen a los invitados a una boda pomposa. Se necesitarían 140 de esas bodas para llenar el aforo de un estadio como el Santiago Bernabeu (de esto sí sabe la mayoría de la gente), y se necesitarían 30 estadios como ese, para acomodar a los muertos de una guerra como la del Congo -en la que no se intervino-.


¿A nadie le extraña esta disparidad en el criterio de actuación? Ya, ya sé que todos sabéis que lo que mueve las diferencias es el petróleo, sí. Pero entonces, si la intervención sólo se basará como en Iraq en un asunto económico ¿saldréis a la calle a pedir que ni un soldado de vuestro país vaya a esa intervención? Porque esos soldados irán como ha ocurrido el resto de la historia a matar o morir para defender los intereses de sus señores, y no a pacificar nada.


Y no quiero decir que no estuviera bien librar de caciques y dictadores a esos pueblos; claro que estaría bien. Pero se trata de reposiciones ante la amenaza de una sublevación real, o del motín de las otrora marionetas. Por tanto lo que se va es a condenar a esos pueblos en nombre de una farsa, y una falsa, pero muy falsa libertad.


Cuando uno tiene clara la situación, comprende otros muchos sucesos impactantes de la actualidad reciente en el interior de las “democracias”. Y es que a los que mandan, la vida de los de la casta inferior no les importa nada, sean blancos, negros, amarillos o rojos. Sería importante asimilarlo para abrir la comprensión de nuestro mundo y sentirnos más unidos.


Sería bueno también recordar, que aquí en España todas las medidas antisociales se llevan a cabo bajo gobiernos del PSOE -presunta izquierda-, y no por nada inescrutable, es porque serían imposibles durante el mandato de la presunta derecha. Y aquí lo dejo, que cada cual valore lo posible y lo imposible.

Anuncios

9 comentarios

  1. ¿Las medidas antisociales serían imposibles durante el mandato de la presunta derecha?¿Quieres decir que si no hay política social no puede haber política antisocial?

    1 marzo, 2011 en 16:24

  2. Quiero decir que los sindicatos mayoritarios sí responden a los agravios de la presunta derecha, y esa presión social los hace impracticables, no siendo así con la presunta izquierda.

    Ahora contéstame tú a mí ¿crees que se le hubiera permitido a un gobierno del PP tomar esa lista de medidas que puedes leer arriba? ¿crees que los sindicatos se hubieran mantenido impasibles? ¿quieres que te haga un listado de todos los recortes sufridos durante el gobierno de González?

    Te estoy diciendo que esto es un teatro, y que nos hacen creer en una pluralidad inexistente. Están al servicio de los mismos dueños.

    1 marzo, 2011 en 18:00

  3. No creo que la presión sindical arredrara al gobierno de Aznar en su momento, mucho menos durante el “aznarato”.

    Por otro lado, es razonable que González tomara muchas medidas que, como sabemos, repercutieron en la recuperación de la economía, que luego el PP, con el manejo que tiene la VERDADERA derecha de la publicidad y de la demagogia, lo reparió como una especie de milagro (a los 100 días de gobierno, Anzar ya se jactaba de haber enderezado el rumbo de la economía española), porque gobernó muchos años y durante esos años hubo muchos acontecimientos sociales.

    Creo que el tema es mucho más complejo que asimilar recortes sociales y gobierno de falsa izquierda, sin contar con que Zapatero, al inicio de su legislatura, implantó el cheque bebé; luego, redujo 400€ (de manera conflictiva, eso sí) en el IRPF de los trabajadores y acabó dando 422€ de los fondos del estado a las personas que se han quedado sin prestaciones de ningún tipo.

    ¿Acaso quieres decir que es tanto más decepcionante este gobierno de FALSA izquierda que un gobierno de VERDADERA derecha porque las expectativas que depositamos en uno y en otro son distintas y no se ven defraudadas en el caso del segundo tipo de gobierno?

    1 marzo, 2011 en 19:27

  4. La derecha no defrauda a sus votantes, sí, también van por ahí los tiros.

    Pero eso ya me parece un mal menor, pues el que no sepa que desde Suresnes el PsoE abandonó el socialismo (y no en el 28º congreso) y aún así crea que vota a un partido de izquierda es responsable de su desinformación. Pero el que no vea que son los que nos metieron en la OTAN, y (me cito de otro texto)…

    …porque no es normal ver a tanto PSOE’ista asentir y justificar cada medida que toma su partido por estrafalaria que sea, e incluso con 4.600.000 parados. Lo mismo da que sea retirar el PRODI, aprobar finalmente la Ley Sinde, enterrar la Ley de Transparencia, aceptar un 40% de incremento en la tarifa de las eléctricas en un año, establecer un Estado de Emergencia, aumentar el IVA dos puntos, incrementar la edad y el periodo de cómputo para la jubilación, una reforma laboral a medida del empresario que ha destrozado la seguridad del trabajador, eliminar el cheque-bebé, privatizar todo lo privatizable (incluyendo Cajas de ahorro, Loterías, y AENA), fastidiar el cobro por la ley de dependencia, dedicar 150.000 millones a rescatar empresas privadas (dícese bancos), los constantes incrementos de los impuestos indirectos (no progresivos), financiar el funcionamiento de las automovilísticas, o reunirse en privado con los grandes empresarios. También aplauden que no se recupere el impuesto sobre patrimonio, que no se toque la fiscalidad de las SICAV, o que se vote en contra de la dación en pago en un acuerdo para tumbar la propuesta de los partidos minoritarios de izquierda entre PP-PSOE (para no enfadar a sus jefes). Repito para que se me entienda: o son estúpidos, o muy sinvergüenzas y unos canallas; que elijan lo que menos rabia les dé.

    Pues eso, que muchos parecen hooligans. Yo soy de izquierda, y a mí estos señores no me han representado nunca, y ahora mucho menos. Si seguimos obcecados en defender lo indefendible jamás mejorará la situación del país. Ojalá que el indeciso vote en blanco o a la siempre desestructurada IU. Pero a estos nunca más, nos han hecho mucho daño (los del pajarraco tienen sus adeptos invariables y obtusos o interesados, y ahí no hay nada a hacer, pero son minoría).

    1 marzo, 2011 en 19:51

  5. También son los que nos metieron en la CE.

    Si algo debe la democracia española a alguien no será al PP ni a la conferencia episcopal.

    Creo que la crisis es sistémica a nivel global y que los estados a nivel particular tienen un margen de maniobra corto.

    No obstante, esperamos más de un partido de izquierdas: para empezar, el fin del concordato y de la monarquía y la llegada de la república.

    De todas maneras, entre una señora fea, peluda, tosca y repugnante y un chico afeminado y educado yo me decanto por el segundo y soy tan heterosexual como el que más.

    La señora fea es la Sra. Derechona.

    2 marzo, 2011 en 3:50

  6. LoboOscuro

    tengo entendido que el petroleo es solo una excusa, pero fue mas que nada para joder a europa y su euro.

    Vos estas en contra de los indios?

    1 abril, 2011 en 22:08

    • No sé si la pregunta de los indios va dirigida a mí. En cualquier caso, si así fuera, el colectivo indio es un colectivo históricamente oprimido, y yo estoy en contra de la opresión, así que soy pro-indio.

      Pero siempre digo que en circunstancias neutras, juzgo a la persona y no a los colectivos, que suelen ser heterogéneos por naturaleza y por definición.

      2 abril, 2011 en 17:43

  7. Los españoles masacraron a los indios de América del sur y les llevaron dos plagas: el virus de la gripe y el del cristianismo. El segundo virus todavía sigue masacrándolos.

    15 abril, 2011 en 10:17

  8. cami

    Achacar a los europeos los males pasados, presentes y futuros de américa latina puede llegar a ser una idea metafísica. Es cierto que la formación social latinoamericana heredada tras las independencias era, fundamentalmente, una deformación política y económica acuñada por la dominación europea -principalmente española y portuguesa- pero en tal caso se trataba de los mismo tiranos que oprimían a sus propios pueblos en el viejo mundo y no de “los españoles” en general, o “los portugueses”, o “los franceses”. En el siglo XX el dominio Norteamericano es tan hegemónico que es indiscutible. Y en el XXI los brasileros -¡Americanos también!- promete convertirse en la nueva potencia de la zona.
    Y es cierto, la plaga del cristianismo es la peor epidemia entre los indios. Pero ya no la prfesan los españoles, sino las élites criollas descendientes de los soldados independentistas, los mismos indígenas que amoldaron el catolicismo a sus propias cosmovisiones y creencias, y alguna que otra ONG de espionaje norteamericana que hace “evangelización” en las selvas del Sur.

    Y dejo claro para evitar suspicacias, que admiro a mis hermanos indígenas y que soy un latinoamericano ejemplar, un especimen típico de los trópicos.

    17 abril, 2011 en 18:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s